jueves, 3 de marzo de 2011

Entrevista a S.O.J.A. Soldiers Of Jah Army


Rastafaris desde los Estados Unidos
16/11/10
Entrevista Jacob Hemphill, líder de S.O.J.A. Soldiers Of Jah Army presenta su “reggae yanqui” hoy en Buenos Aires.
PorPEDRO IRIGOYEN

Imagen

Como cualquier banda local, el de S.O.J.A. (“Soldiers Of Jah Army”) ha sido un largo y prudente camino. Vinieron y vinieron a Buenos Aires con una larga serie de shows en Niceto con los locales de Holy Piby como anfitriones. Hoy la banda de reggae con base en Washington DC llega a su fecha consagratoria en el Gran Rex, donde presentarán su último disco Born in Babylon . Aquí, Jacob Hemphill, voz líder de la banda, habla del hecho de ser portavoces de un mensaje de redención desde el corazón mismo del imperio.

¿Cuál es el concepto “de Born in Babylon”?
Se trata de un disco que habla sobre las cuestiones tradicionales del reggae, pero desde la perspectiva de un norteamericano. Sentimos que no había ningún álbum reggae así antes y queríamos hacerlo. Los temas son la burocracia, los trucos de los políticos que sólo trabajan para ellos mismos y sobre el mundo, que tiene otros tiempos. Son dos tiempos distintos. La forma en que llevamos nuestro país no es adecuada en relación a la forma en que funciona el mundo. Nosotros, que vivimos en Washington, vemos cómo todos suben y bajan.

La llegada de Barak Obama fue un nuevo aire en la política de los Estados Unidos, ¿qué opinás de su Gobierno?
Lo que queríamos es que Obama diera el ejemplo, y no creo que esté haciendo eso. Sólo queremos que haga lo que dijo. Eso es ser un líder, alguien que hace lo que dice y que dice lo que hace.

¿Cómo ves a Latinoamérica como región en ese sentido?
Estoy intentando entender más de su clima político. Sudamérica no es como Norteamérica, son varios países que operan de forma distinta. Tengo amigos en Colombia y en Venezuela que tienen visiones muy distintas de la misma cosa. Quiero conocer más.

De niño viviste en África, ¿creés que eso te marcó a la hora de elegir hacer reggae?
Fueron dos años cuando era chico, a los seis. Mi padre era residente representándonos para el Fondo Monetario Internacional. Puede que por eso toque reagge, no lo sé… Recuerdo las emociones, el clima, la gente, el paisaje, cosas así. Es un lugar donde me gustaría vivir un día, quizás por mi trabajo llegue. Nunca más volví, pero quiero hacerlo.

Esta generación parece tener una identificación muy fuerte con el reggae, ¿a qué atribuís este fenómeno, que en la Argentina creció mucho este año?
Cada generación tiene una música que la identifica, y en nuestra generación lo que va con la gente es la música de conciencia, el cuidado del medio ambiente. Es lo que queremos oír y no está en la radio, en la TV ni en Internet. Lo que vemos ahí es una porquería. Así que si hay una música que se enfoca en la conciencia, es solo cuestión de tiempo.

¿Te sentís rastafari y practicás la religión?
No puedo darte un sí o un no por respuesta, es como un camino en el que nunca dejas de caminar. No tengo un lugar preferido para tocar, hay algo bueno en cada lugar al que voy, hay algo que amar en cada una de las personas con las que hablamos, y hay algo que respetar en todas las religiones. A cada hombre que de verdad tiene fe en Dios lo siento como un hermano, y no quiero poner límites a cuántos hermanos tengo.

0 comentarios: