sábado, 26 de febrero de 2011

Entrevista a Santiago Palazzo ( Quien mas sabe de reggae)

"Los argentinos creemos hacer el mejor reggae". El conductor de La de Dios, Santiago Palazzo, nos revela los secretos de este género musical que atrapa a millones de personas en todo el mundo.

Nota por: Dario Pérez
Fuente: Cronica.com.ar


Entre mates y facturas, entrevistamos a Santiago Palazzo, una de las personas que más sabe de reggae en Argentina y conductor de “La de Dios”, en la Rock&Pop, uno de los pocos programas radiales dedicados exclusivamente al folclore jamaiquino.

“Hay cierta responsabilidad de los que comunicamos y de los artistas en la ignorancia del público” son las primeras palabras de Santiago.

Explica que si nos encontramos con un artista que en su show hace tres covers jamaiquinos y no le dice al público de quiénes son o en los discos no aparece el autor, no se le baja data a la gente y esta no puede aprender.

Eso lo llevó en el pasado a estar un poco resentido con el reggae nacional, por sentirlo como una falta de respeto. Sin embargo, un día cambió su visión: “Cuando fui al Rototom (festival de reggae que se realiza en Europa emulando al Susnsplash jamaiquino) me sané, porque tuve la posibilidad de presenciar los recitales de Bunny Wailer, LKJ (Linton Kwesi Jonson), The Congos, Aswad y U Roy. Veinte o treinta jamaiquinos en una semana fue lo máximo. Entonces, por ahí, en vez de enojarme con mis amigos ‘reggaeros‘, tengo que entender que son los pasos que hay que dar. Al principio pensaba que nos convertiríamos en una plaza internacional rápidamente, pero hay que darle tiempo a todo”.

Reflexiona que, de hecho, los artistas nacionales están más maduros que hace unos años: “Todos tenemos la oportunidad de mejorar y crecer”.

LAS BISAGRAS
Palazzo se larga hablar y nos explica su teoría de los puntos de inflexión en el reggae nacional. El primero fue el de Los Pericos, a principios de los 90. Se transformó en una banda de rock para cualquier medio y productora.
Nos refiere que incluso la misma banda se considera de rock: “Ellos están mucho más ligados a esa corriente, fueron por otro camino. Y ahora se quieren amigar un poco con las viejas huestes del reggae y eligieron un muy buen disco, ‘Pericos & friends’, con muy buenas canciones para lograrlo. Por otro lado, siempre hizo reggae, no mezclaba con otros estilos. Esa fue la victoria de la banda de Juanchi. Aunque, según mi parecer, el mejor disco de Los Pericos de reggae, ejecutado y compuesto, es ‘Mystic love’. Allí demuestran que se pueden poner a la altura del reggae de la isla, se ponen mucho más puristas y dejan la versión argentina”. Resume diciendo que desde “Welcome to Jamaica reggae”a “Sin cadenas” hay un abismo.

Hace suyas las palabras de Hugo Lobo, líder de Dancing Mood, y recalca que hubo una década de sequía, donde todo era gregario. A sequía, donde todo era gregario. A partir 1994, cuando vino Black Uhuru y Gregory Isaacs, hasta el 2003 o 2004 fueron años muertos.

Cronológicamente, relata que el siguiente golpe fuerte fue el de Los Cafres con la canción “Si el amor se cae”, del disco “Quién da +”. “Antes de ese álbum, Los Cafres juntaban como mucho 600 personas. Un año después tocaban en el Luna Park”, agrega.

“También por esos años empezaba una construcción fuerte de Dancing Mood, otra de las bandas importantes. Hace standards en formato de ska jamaiquino; es una propuesta difícil de llevar a la masividad. Y nos demostraron que sí se podía. Ellos hicieron un Luna Park a 25 pesos. Hicieron dos Teatros Opera a full,
con una orquesta de 60 personas. Ciento por ciento cultura”, reconoce con orgullo Santiago.

Ligado a esto viene el crecimiento de Nonpa desde el 2007. Explotaron y se volvieron súper masivos. Desde “Hagan correr la voz” se los escucha en todos lados. Y Dread Mar I es el último gran paso dado, según él: “Hablo de bisagra porque, a pesar de ser artistas que vienen laburando desde hace mucho, en algún punto lograron la masividad y el logro de cruzar públicos. Atrajeron gente que no escucha reggae. Mariano (Dread Mar I) encontró una fórmula que funcionó y acercó a mucha gente al reggae. Igualmente sé que está para mucho más, pero al reggae le hace bien que este pibe esté haciendo eso”. Indica que estas bandas llevan más de mil personas y el resto está muy por debajo de ese número. “Hablamos de cantidad de gente. No de trayectoria ni de calidad artística”, explica.

Sin embargo, nos aclara que para la música en sí la cantidad de gente es lo menos importante. Pero es un dato que mueve y hace que hoy Crónica Rock les haya dado cabida y agradezca esa movida.


LAS VICTORIAS JAMAIQUINAS
The Abbyssinians: cuando vino el grupo tocaron después que Los Cafres y miles de personas se quedaron para verlos. El conductor cuenta que sus conocidos le preguntaban qué había pasado con esos jamaiquinos, burlándose porque él había dicho que eran grosos. El respondió que si siete mil personas se quedaron a ver esa banda fue como ganar un mundial. Explica que, lejos de deprimirse, lo sintió como una victoria.

Victor Rice: nos cuenta una anécdota de cuando Rice (bajista y productor de reggae y ska) fue a su programa. “Esa noche me dieron ‘Dub side of the moon’, que es el disco de Easy Star All-Stars, tributando a Pink Floyd, pirateado. Lo veo a Rice y el tipo me dice: ‘¿Tenés esto? Buen trabajo’. Un año después me traen el original y veo que el productor ejecutivo era Victor Rice. El tipo no se enojó: se dio cuenta del laburo que hacemos”.

The Congos: “En Europa traté de hacerles una entrevista y los tipos me contestaban media frase, se reían y se ponían a cantar con cada pregunta que intentaba hacer”.
Cuenta que esa anécdota le podría caber a muchos artistas porque todos cantan. Los compara con Maradona, que hacía jueguito en cualquier lugar con cualquier pelota. Ellos hacen lo mismo con lo que saben.
EL GRAN SECRETO
Palazzo se sincera y nos cuenta cuál es el gran secreto de la música reggae, infidencia que muchos artistas le han confesado a él: “Lo que genera el ritmo es el silencio. El músico de reggae, cuanto más profesional es, mejor sabe tocar los silencios. Es una nota importantísima. Y cuanto más explotás eso, mejor sale”.

PARA LA VIDA
Como es un gran conocedor, habla sabiamente de cómo esta música popular, por mensaje e historia, le hace muy bien a buena parte del primer mundo. Lo impulsa a pensar de otra manera, le transmite un mensaje que ellos no conocen.

Relacionando nuestra forma de hacer reggae con el hecho de necesitar ser los mejores del mundo, Santiago expresa que esto nos opaca y mantiene mediocres. “En este tipo de cosas actuamos como argentinos”, sentencia.

Cree que muchas bandas toman ese ego nacional y lo impregnan en la música: “Creemos hacer mejor reggae que los jamaiquinos”. Una actitud fulera, según él, que expresa que es parte de la cultura argentina.

REGGAETON
“Siempre me preguntan por el reggaeton como algo despectivo. Agradezco que ustedes no”. Nos deja como enseñanza que el reggaeton es una base dancehall, que se llama dembow.

Esa es una base africana, como prácticamente todas las músicas rítmicas del mundo: Yo puedo hacerte escuchar discos de artistas dancehall que hacen ese dembow, muy trabado, que difícilmente escuches en los grupos de reggaeton.

LA ACTUALIDAD DEL REGGAE
“El dancehall es el reggae hoy. Hay un nuevo estilo con concepción dancehall que es el new roots; más cultural, tiene la base de reggae roots pero está ‘dancehalleada’. Son mucho más bailables que los de roots, más pisteros. Tenés a Capleton y Jah Cure entre los más importantes. Hay discos que son dancehall pero rozan lo electrónico, bailables. Ahí encontrás a Sean Paul, por ejemplo, que te tiene al palo. Y con una linda morena meneándose se pone bueno”.

0 comentarios: