jueves, 27 de enero de 2011

Entrevista a Sergio Colombo

"EL DON" DE SEGRIO COLOMBO

"La gente tendría que escuchar más reggae" El don que tiene hizo que amase el reggae. Seguramente lo habrán escuchado y disfrutado. Sergio Colombo presenta a El Natty Combo.

Nota por: Darío Pérez.
Fuente: Crónica

Saxofonista y cantante. Reconocido desde hace mucho por su trabajo en vientos con muchísimas bandas y desde hace algunos años afianzándose cada vez más en la escena nacional. Hoy lidera El Natty Combo: Sergio Colombo es uno de los exponentes más importantes de la nueva sangre del reggae.

Decidido a hacer algo nuevo, apostando a lo novedoso en Argentina, eligió crear su banda tras haber sido saxofonista en Los Cafres, Dancing Mood, Mimi Maura, Abed Nego (banda de Pablo Molina post Todos tus Muertos) y haber grabado discos con Rico Rodríguez, Attaque 77, 2 Minutos, Mensajeros, Alika, Riddim, Satélite Kingston y muchos etcéteras más. Y si lo mencionado no alcanza para descubrir que es uno de los mejores músicos del país, le sumamos que es el saxo en la banda del Indio Solari. Jaque mate.

-¿Llevás la cuenta de la cantidad de gente y grupos con los que trabajaste?
-La verdad que no. Me tendría que poner a pensar, hacer memoria, pero ya perdí la cuenta. ¡Hice tantas cosas! A veces estoy hablando con alguien que me hace recordar algo, que grabé en tal disco, o hice tal arreglo, y recién ahí me acuerdo y digo: “Ah, sí, esto lo grabé yo”.
Toqué en el Pepsi Music con Big Youth. Tocar con esos tipos que la tienen tan clara es tener clases gratis y te ahorra mucho tiempo de búsqueda de sonido para tocar de determinada manera. Me gusta curtir con esa gente porque la tienen clara. Por ejemplo, Rico Rodríguez me cambió la forma de tocar desde que grabé el disco con él (Togetherness). Sin decírtelo te dan un consejo simple. Recuerdo que Rico me dijo: “Tenés que sentirlo, tenés que sentirla la música”. Y te das cuenta que es así, la música y todo a su alrededor te lleva solo, es todo intuitivo. Con esa frasecita el tipo te cambia la vida.

-¿Cómo empezaste en el reggae?
-Desde que empecé a escuchar reggae me gustó y siempre quise tocarlo. Arranqué en una banda de Ciudad Evita en 1992. No había muchas bandas en esa época y era todo más difícil. Después pasé a Los Cafres, porque toqué de soporte de ellos y no tenían caños. Ahí fue cuando me metí fuerte en el mundo del reggae. Esto fue en el 95 y hasta el 2000. Cuando me fui de Los Cafres estaba tocando con Mimi Maura y Dancing Mood a la vez. Y cuando empecé con El Natty Combo todavía estaba con Dancing, Mimi y con muchas bandas de rock esporádicamente. Siempre toqué con muchos a la vez, recién ahora bajé un cambio, no tengo ganas de andar corriendo tanto, ya estoy abocado al Natty Combo. Bueno, también con el Indio, porque no le podés decir que no a él.

-¿Cómo fue el cambio y arriesgarte a hacer algo propio con El Natty?
-Quería hacer mis canciones y cuando trabajás para otros grupos, por más que seas parte de la banda, no podés hacer lo que vos querés. Y eso me pasaba en bandas en la que yo entraba y ya estaban hechas, funcionando. Siempre quise hacer mis canciones y la única manera fue armar una banda. Poder ser el líder, y dentro del reggae, tocar el estilo que a mí más me gusta.

-¿Tocarías otro género?
-En una época tuve mi cuarteto de jazz, aunque duró poco porque El Natty empezó a crecer y teníamos más trabajo y ya no tuve tiempo. No pude sostenerme y ser líder de dos cosas a la vez. Igualmente, siempre intenté tocar de todo. De hecho he grabado desde cumbia hasta bossa nova. Pienso que el músico tiene que ser bastante versátil, si bien está bueno destacarse en algún género está bueno bucear en los demás.

-¿Qué significa reggae para vos?
-Es todo. No concibo la vida sin música, y mucho menos sin reggae, Ni hablar, sin tocarlo. Es lo que más me gusta y es un estilo de vida, es parte de mi vida. La gente tendría que escuchar más reggae, eso la unificaría más y la haría más buena. El reggae es una música hermosa. Este disco justamente se llama “El don” por el tema homónimo y es una canción que habla de que no todos tienen la suerte que yo tuve, de ser bendecidos con la gracia de poder disfrutar de esta música. Muchas veces escuchás a gente que te dice que el reggae es aburrido y monótono. Y esas cosas me dan pena y pienso: qué lástima que no tiene el don de escuchar esta música que está buenísima.

-¿Por qué motivo te volcaste al canto?
-Cuando armé la banda y empecé a componer, por ser saxofonista me salía todo instrumental. Con el correr de los años me dieron ganas de empezar a escribir letras, siempre me gustó cantar, pero me costó mucho vencer la vergüenza. Con el tiempo uno adquiere más seguridad en uno mismo. Hacer algo que a la gente le gusta te da más ganas de seguir. También siento que las letras pasaron a tener más importancia, ahora me dan más ganas de escribir que de hacer temas instrumentales.

-¿Qué estás escuchando últimamente?
-Principalmente cosas modernas de la isla. Los artistas que me gustan a mí son los pendejos. Estuve toda mi vida escuchando a Marley y todo eso, pero ya no lo escucho más. Ahora estoy con Jah Mason, Capleton, Jah Cure, Sizzla, Lutan Fyah. Es todo new roots. El sonido de nuestro último disco es esa onda, más acelerado y moderno.

-¿Localmente se le da cabida al reggae internacional?
-Sí, el problema es que los grupos de acá tienen su público. Y si bien el reggae creció mucho, también hay muchísima ignorancia. En un festival tocaron los Skatalites antes que Los Cafres, cuando en realidad es una falta de respeto, dicho por el mismo Bonetto (cantante de Los Cafres), que no podía creer que los estuvieran teloneando a ellos. Pero esas decisiones las toman los productores del evento, que les dan más importancia a Los Cafres por tener más público. A veces, también existe mucha ignorancia. Me acuerdo que con Hugo (Lobo, líder de Dancing Mood) nos reíamos porque creían que los temas eran nuestros y eran todos covers. Hay gente que dice escuchar reggae y se cierra a Marley.

-¿Cuales son tus influencias?
-En cuanto al instrumento tengo influencias jazzeras y de reggae. En el jazz mis ídolos son Dexter Gordon y Sonny Rollins. En cuanto al reggae, Dean Fraser y Tommy McCook, que era tenor de los Skatalites. De chico sacaba los solos y escuchaba muchísimo de él. A veces me preguntan cómo aprendí a tocar reggae y respondo que escuchando. La música popular se aprende escuchando. Referido a los cantantes, mi ídolo máximo siempre fue Dennis Brown, lo que más escuché, y Gregory Isaacs. Y de lo más moderno me gusta mucho Jah Cure, por ejemplo.

-¿Cómo va a estar tu agenda próximamente?
-Tenemos varias fechas confirmadas, como una mini gira por Tucumán, Córdoba, Neuquén y Jujuy. Eso es por este disco, porque a algunos lugares no fuimos nunca, así que es una buena señal. Y después, el Indio va a tocar seis veces este año, así que tengo que acomodarme bien con los tiempos. También viene Bushman, vamos a tocar de soporte y la idea es hacerle la backing band. El 19, El Natty toca en Groove con Anthony B, y si es posible vamos a hacerle a él también la backing. Son dos cosas grosas que nos van a pasar.

-¿Por qué creés que buscan a El Natty Combo para estos honores?
-Creo que porque es lo más moderno, más new roots. Esa es nuestra propuesta y se va entendiendo así. Después lo ve el público y la gente se encarga de elegir. Está bueno que se note, porque es el estilo que queremos tocar nosotros, con influencias de new roots principalmente.

TOCAR CON EL INDIO
“Es una experiencia hermosa”, dice Sergio, acerca de tocar con el Indio Solari. Cree fuertemente que la vida se portó bien con él. Es su ídolo desde chico, tiempo en el que escuchaba mucho a Los Redondos y cuenta que de los artistas con los que tocó, el Indio es el más “flashero”. Es su saxofonista en vivo desde hace 2 años y llegó a él porque se lo propuso el sonidista, que era un conocido que tenían en común, quien le preguntó al Indio cuando se quedaron sin vientos, si Sergio podía ir a probarse.

“Fui y me tuve que ganar el lugar. Estaba nervioso al principio, si bien uno toca hace desde hace mucho, con el Indio es distinto”, relata Colombo acerca de los primeros tiempos que compartió junto al ex líder de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. “Siempre antes de salir a un show me pongo nervioso y me parece que está bueno también, porque es la sangre que te corre por las venas. Con el loco es muy fuerte tocar, por la cantidad y la calidad del público, que es muy intenso”.

Lo siente parecido a un Boca-River, una final de fútbol, según él, porque no paran de agitar: “Saltan todos. Hay momentos que arrancás un tema y todo lo que ves se está moviendo”, describe acerca de los fanáticos. “También te da cagazo porque estás al lado del tipo y tenés que hacer un solo al lado del chabón, que es como una eminencia”, confiesa demostrando su fanatismo, y continúa: “No es de muchas palabras pero te tira algo, alguna frase, que te mueve todo, es un placer”.

LA ESCENA NACIONAL
“Creció mucho en los últimos años, la veo muy sólida y no como una moda. El reggae tomó un protagonismo muy fuerte en el mundo entero. Y la gente se dio cuenta de lo groso que es porque hoy es tan importante como la bossa nova y el blues. Es un ritmo que maduró a nivel mundial. Y lo escuchan todos, mi hijo de un año y medio y, por ahí, tu abuela”, cuenta Sergio.

-¿Qué bandas te gustan?
-Nacional no escucho mucho. Los conozco a todos y con la mayoría trabajé, así que no puedo ser objetivo. Tampoco soy de escuchar reggae nacional para no influenciarme con lo de acá. Prefiero escuchar a los maestros de afuera, en realidad.

-¿La masividad del reggae es buena?
-Sí, es buenísimo porque mucha gente escucha el género, todo ayuda. Cuanta más gente escuché, mejor. Aparte es mejor para el que lo escucha, porque el reggae hace bien. Es muy favorable, porque quizás escuchás una banda y seguís investigando, conocés otras bandas, otros estilos.

-¿Creés que el público cambió?
-Cuanto más tiempo pasa, la gente consume más reggae y conoce más, y eso hace que se pongan más selectivos también y no toleren algunas cosas. Por eso, ahora salieron muchas bandas y la gente entiende más de qué se trata el tocar bien el género.

0 comentarios: